Día 5. Beijing: la Gran Muralla en Badaling

10 09 2009

Por fin llegó el día de la Gran Muralla, que también fue el día del famoso eclipse solar en China (aunque nosotros no lo vimos desde Beijing). La noche anterior ya habíamos decidido ir en transporte público al tramo de Badaling, situado a unos 70km de Beijing. También se puede visitar en otros tramos famosos como los de Mutianyu y Simatai, donde supuestamente está menos restaurada y menos masificada, pero nos pareció lo más cómodo y asequible, así que por la mañana pedimos algo de ayuda en el hostel. En principio no tenía mucho secreto: bus 919 hacia Badaling. Eso sí, desde el hostel ya nos advirtieron de que había varios 919 y no todos iban hacia allí. Además, otros muchos conductores de autobuses o minibuses se ofrecen para llevarte pero a un precio más caro. A esos teníamos que esquivarlos.

Efectivamente, una vez en la calle donde teníamos que coger el bus, resultó que había miles de 919 además de miles de chinos diciéndonos que fuéramos con ellos. Ni rastro de occidentales o de gente en la que pudieras confiar para preguntarle cuál de todos esos buses era el bueno. Después de un rato dando vueltas nos encontramos a un norteamericano que también tenía problemas para encontrar el bus. Nos unimos a él y entre los tres acabamos dando con el verdadero y único 919 hacia Badaling. Una pequeña odisea que no acabaría exactamente aquí…

Gran Muralla en Badaling

Gran Muralla en Badaling

Lee el resto de esta entrada »





Día 1. Beijing: la primera en la frente

18 08 2009

El 18 de julio de 2009 era el Gran Día. El día en que nuestros occidantales pies se iban a posar, por primera vez, en tierras orientales. China dejaba de ser un sueño, una guía o un documental. Iba a convertirse, por fin, en algo real. Pero el viaje había empezado un par de días antes…

Amsterdam, donde habíamos pasado un día entero y una noche, fue la ciudad que actuó como lanzadera hacia Beijing (Pekín), donde llegaríamos después de coger dos vuelos de Aeroflot Russian Airlines y hacer una escala de 4 horas en Moscú. Más de 16 horas de viaje en total. Me reservo las aventuras y desventuras con Aeroflot para otro post.

El caso es que después de recorrer tantos kilómetros y saltar tantas zonas horarias, allí estábamos por fin, en el Beijing Capital Airport, donde nos esperaban tres controles diferentes y sus correspondientes colas antes de salir al exterior. A las habituales inspecciones de pasaportes, se habían unido los controles médicos masivos por la Gripe A, así que tardamos un rato en encontrarnos con el aplastante calor de China. Después de preguntar a dos o tres empleados de la compañía de autobuses, conseguimos encontrar el bus que nos llevaría al Sanlitun Youth Hostel (nuestro “albergue”).

Controles en el aeropuerto de Beijing

Controles en el aeropuerto de Beijing

Lee el resto de esta entrada »