Día 10. Xi’an: Guerreros de Terracota, Tumba del Primer Emperador Qin Shi Huang, Termas de Hua Qing y Torre del Tambor

15 12 2010

Si el primer día en Xi’an había sido de bajón, con lluvia y pocas ganas de ver cosas, el segundo día no sólo iba a servir para recuperar el tiempo perdido, sino que supondría a la larga una recuperación total de esa apatía que en cierto modo nos perseguía desde nuestra llegada a China. Los azares, definitivamente, nos iban a llevar por mejores caminos. Y el primer culpable de este cambio fue un portugués que hablababa español e inglés y que nos iluminó en nuestra excursión por los alrededores de Xi’an. La noche anterior habíamos contratado un pack que incluía la visita a los Guerreros de Terracota, la Tumba del Primer Emperador Qin Shi Huang (en realidad son un conjunto, porque los guerreros son parte de la Tumba), las Termas de Hua Qing y dos o tres “cosas indescifrables”, pero que sonaban a “compras”.

Termas de Hua Qing

Termas de Hua Qing

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Día 7. Luoyang: las Cuevas de Longmen

16 03 2010

La llegada a Luoyang, después de nuestro primer viaje en tren, no fue todo lo acogedora que hubiéramos esperado. O, según como se mire, fue extremadamente acogedora. El día anterior, por mail, los responsables del hostel de Luoyang nos habían ofrecido un servicio gratuito de recogida en la estación. No teníamos ni idea de dónde encontrar a la persona de contacto ni de cómo íbamos a reconocerla, o de cómo iba a reconocernos ella, pero dedujimos que utilizarían un sistema semejante al de los aeropuertos (típico cartelito con tu nombre o con el nombre del hostel). La cosa no pintaba fácil, pero fue mucho peor de lo que esperábamos.

Cuevas de Longmen

Cuevas de Longmen

Lee el resto de esta entrada »





Día 5. Beijing: la Gran Muralla en Badaling

10 09 2009

Por fin llegó el día de la Gran Muralla, que también fue el día del famoso eclipse solar en China (aunque nosotros no lo vimos desde Beijing). La noche anterior ya habíamos decidido ir en transporte público al tramo de Badaling, situado a unos 70km de Beijing. También se puede visitar en otros tramos famosos como los de Mutianyu y Simatai, donde supuestamente está menos restaurada y menos masificada, pero nos pareció lo más cómodo y asequible, así que por la mañana pedimos algo de ayuda en el hostel. En principio no tenía mucho secreto: bus 919 hacia Badaling. Eso sí, desde el hostel ya nos advirtieron de que había varios 919 y no todos iban hacia allí. Además, otros muchos conductores de autobuses o minibuses se ofrecen para llevarte pero a un precio más caro. A esos teníamos que esquivarlos.

Efectivamente, una vez en la calle donde teníamos que coger el bus, resultó que había miles de 919 además de miles de chinos diciéndonos que fuéramos con ellos. Ni rastro de occidentales o de gente en la que pudieras confiar para preguntarle cuál de todos esos buses era el bueno. Después de un rato dando vueltas nos encontramos a un norteamericano que también tenía problemas para encontrar el bus. Nos unimos a él y entre los tres acabamos dando con el verdadero y único 919 hacia Badaling. Una pequeña odisea que no acabaría exactamente aquí…

Gran Muralla en Badaling

Gran Muralla en Badaling

Lee el resto de esta entrada »





Día 4. Beijing: el Palacio de Verano

3 09 2009

El cuarto día en Pekín pintaba como siempre: caluroso. Y así fue durante toda la jornada. Para este día nos habíamos propuesto la visita al Palacio de Verano (otro Patrimonio de la Humanidad) y la Zona Olímpica, pero en la primera visita gastamos todas nuestras fuerzas y la batería de la cámara, así que decidimos dejar la Zona Olímpica para otra ocasión (esa ocasión, aunque por entonces no lo sabíamos, tendrá que ser en otro viaje…).

El Palacio de Verano fue residencia de varias dinastías, en los meses de verano (tal como indica el nombre), que pretendían huir del insoportable calor de la Ciudad Prohibida. Lo cierto es que para nosotros el cambio de temperatura fue inapreciable, pero supongo que la presencia del inmenso lago Kunming (tres cuartas partes del recinto) y de algunas zonas arboladas hacen más pasajera la estancia.

Palacio de Verano

Palacio de Verano

Lee el resto de esta entrada »





Día 2. Beijing: la Ciudad Prohibida y el Templo del Cielo

21 08 2009

Con la lección bien aprendida, después del famoso timo, decidimos volver al día siguiente a la Plaza Tian’anmen para visitar la Ciudad Prohibida. En un día habíamos pasado de inocentes y atontados guiris a turistas de nivel avanzado. Las pobres estudiantes chinas que se acercaban a nosotros hablando inglés, con la clara intención de pescar algo, quedaban asombradas ante mi despliegue de extravagancias. Curiosamente, mi rabia por lo ocurrido en la noche anterior no se reflejó en forma de bordería o maneras desagradables. Al contrario, con mi mejor sonrisa, cuando ellas me preguntaban de dónde éramos, yo les respondía cosas como “Culonga Butonga que Tumba que Ponga” y señalaba al sol con las dos manos al aire. Las incansables timadoras sonreían estupefactas y volvían a la carga con nuevas frases en inglés mientras Lupe se partía de risa. Al final, todas iban desistiendo por cansancio pero para mí, cada segundo que nos seguían para nada y cada cara de asombro que conseguía de ellas, era como una pequeña victoria… una manera de desquitarnos del mal sabor de boca.

Así, entre risas y tonterías, llegamos a la insufrible cola de la Ciudad Prohibida, donde no pudimos reirnos tanto. El gentío, en un 99,9% de origen chino, se agolpaba para conseguir entradas y el calor nos aplastaba sin piedad. Pero al fin, después de una hora de espera (o eso nos pareció), pudimos acceder a la famosa Forbidden City. Debo reconocer que mereció la pena, aunque conocimos a algunos viajeros durante el viaje a los que no les había entusiasmado especialmente. Por mi parte, recomiendo su visita a todos los que viajen a Pekín.

Puerta Tian'anmen con retrato de Mao

Puerta Tian'anmen con retrato de Mao

Lee el resto de esta entrada »