Alojamiento en China

17 03 2011

Hace poco en un comentario me preguntaban por la cuestión del alojamiento en China. Por nuestra experiencia recomiendo encarecidamente alojarse en los diferentes “youth hostels” o “albergues de juventud” que encontraréis por casi todas las ciudades chinas. En muchos sitios encontraréis incluso más de una buena opción. ¿Por qué en estos Youth Hostels? La experiencia de viajar por China sin un grupo organizado es apasionante, pero para la mayoría de nosotros es una cuesta arriba constante. El idioma es la gran, gran, gran barrera, pero hay otras muchas diferencias culturales que pueden complicarnos el día a día, de modo que cada jornada se convierte en una pequeña batalla contra los elementos. Los hostels, en ese sentido, pueden ser nuestro “comodín”. Olvidad la palabra “youth” o “juventud”. En los hostels hay todo tipo de viajeros y de todas las edades. Puedes dormir en habitaciones con 20 personas o dormir sólo con tu pareja. Que ningún prejuicio (si es que lo tenéis) os impida disfrutar de una gran oportunidad de conocer gente y tener una estancia agradable. Os puede cambiar el viaje. Nosotros hicimos amigotes de Madrid, de Bilbao, de Alemania, etc. En casi cada hostel encontramos gente con la que hacer excursiones por la ciudad, poder charlar y sentirte más cómodo, contrastar opiniones, obtener recomendaciones, etc. Y luego está el personal, que suele ser amable y atento, y que hablan inglés. Algo muy importante para pedir consejos diarios e incluso instrucciones escritas en chino para preguntar por un tren, un bus, una calle o lo que fuere. Os copio aquí lo que escribí respondiendo al tema del alojamiento, con un desglose de los sitios que visitamos. Al final del post os dejo enlaces para reservar hostels a través de HostelWorld o de HostelBookers.

* Beijing: Sanlitun Youth Hostel (Wangfujing hostel)
* Luoyang: no era hostel. Y de todos modos no recomiendo esta visita.
* Xi’an: Ludao International Hostel
* Chengdu: Sims Cozy Garden Hostel
* Guangzhou: RiverSide YHA (Jiangpan)
* Yangshuo: Yangshuo Senior Leader International Youth Hostel
* Shanghai: Blue Mountain EXPO Youth Hostel

Sigue leyendo para ver los comentarios de cada uno y más info…

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Día 6. Beijing: regateo en Silk Street y tren hacia Luoyang

18 09 2009

Último día en Beijing. Atrás quedaban varios Patrimonios de la Humanidad y la Gran Muralla. Aún teníamos muchas cosas por ver, pero no podíamos obviar el tema de las compras. Ninguno de los dos somos fanáticos (yo mucho menos) del shopping, pero el asunto del regateo nos llenaba de curiosidad. Además, yo sólo había llevado 4 camisetas y esperaba cargar un poco la mochila.

No me extenderé demasiado con el tema del regateo porque ya hablé de ello en Los apuntes del viajero. (Click aquí para leerlo). No obstante, para los que no estén interesados en profundizar demasiado, diré que el regateo en China es un acto tan divertido como estresante.

Lupe contenta con sus compras

Lupe contenta con sus compras

Lee el resto de esta entrada »





Día 5. Beijing: la Gran Muralla en Badaling

10 09 2009

Por fin llegó el día de la Gran Muralla, que también fue el día del famoso eclipse solar en China (aunque nosotros no lo vimos desde Beijing). La noche anterior ya habíamos decidido ir en transporte público al tramo de Badaling, situado a unos 70km de Beijing. También se puede visitar en otros tramos famosos como los de Mutianyu y Simatai, donde supuestamente está menos restaurada y menos masificada, pero nos pareció lo más cómodo y asequible, así que por la mañana pedimos algo de ayuda en el hostel. En principio no tenía mucho secreto: bus 919 hacia Badaling. Eso sí, desde el hostel ya nos advirtieron de que había varios 919 y no todos iban hacia allí. Además, otros muchos conductores de autobuses o minibuses se ofrecen para llevarte pero a un precio más caro. A esos teníamos que esquivarlos.

Efectivamente, una vez en la calle donde teníamos que coger el bus, resultó que había miles de 919 además de miles de chinos diciéndonos que fuéramos con ellos. Ni rastro de occidentales o de gente en la que pudieras confiar para preguntarle cuál de todos esos buses era el bueno. Después de un rato dando vueltas nos encontramos a un norteamericano que también tenía problemas para encontrar el bus. Nos unimos a él y entre los tres acabamos dando con el verdadero y único 919 hacia Badaling. Una pequeña odisea que no acabaría exactamente aquí…

Gran Muralla en Badaling

Gran Muralla en Badaling

Lee el resto de esta entrada »





Día 4. Beijing: el Palacio de Verano

3 09 2009

El cuarto día en Pekín pintaba como siempre: caluroso. Y así fue durante toda la jornada. Para este día nos habíamos propuesto la visita al Palacio de Verano (otro Patrimonio de la Humanidad) y la Zona Olímpica, pero en la primera visita gastamos todas nuestras fuerzas y la batería de la cámara, así que decidimos dejar la Zona Olímpica para otra ocasión (esa ocasión, aunque por entonces no lo sabíamos, tendrá que ser en otro viaje…).

El Palacio de Verano fue residencia de varias dinastías, en los meses de verano (tal como indica el nombre), que pretendían huir del insoportable calor de la Ciudad Prohibida. Lo cierto es que para nosotros el cambio de temperatura fue inapreciable, pero supongo que la presencia del inmenso lago Kunming (tres cuartas partes del recinto) y de algunas zonas arboladas hacen más pasajera la estancia.

Palacio de Verano

Palacio de Verano

Lee el resto de esta entrada »





Día 3. Beijing: Templo de los Lamas y Templo de Confucio

31 08 2009

Tercer día en Beijing y, como siempre, amanecemos bajo un aplastante sol. Por otra parte, las diversas capas de contaminación, que le dan a la ciudad un tono amarillento o grisáceo según el día, nos dejan mirar directamente al sol (cosa no muy recomendable, por cierto). No apetece moverse, no apetece sudar, pero somos turistas y “hay que ver cosas”, así que nos dirigimos esta vez a la parada de metro de Yonghehong, desde donde tendremos a tiro el Templo de los Lamas y el Templo de Confucio.

En el Templo de los Lamas tenemos nuestro primer contacto con el budismo. Este templo (en realidad “conjunto de templos”), con sus bonitos tejados, sus pilas para quemar incienso y su buda Maitreya de 17 metros de alto, está considerado como el templo budista más prestigioso fuera del Tíbet, así que su visita merece la pena si no vas a estar allí y si no llegas a Beijing después de haber visitado otros templos budistas por el país (porque, al fin y al cabo, no te aportarán nada nuevo salvo que seas un fanático de los templos budistas). Durante la visita nos acoplamos un par de veces a un grupo de turistas españoles que están visitando el lugar. Se agradece, sobre todo, escuchar a alguien que habla tu idioma. Más allá de eso, la visita resulta relajada por el silencio y la calma que se respira en el complejo. Ideal para desconectar de la ciudad y una buena forma de adentrarse en esta religión.

Templo de los Lamas en Beijing

Templo de los Lamas en Beijing

Lee el resto de esta entrada »





Día 2. Beijing: la Ciudad Prohibida y el Templo del Cielo

21 08 2009

Con la lección bien aprendida, después del famoso timo, decidimos volver al día siguiente a la Plaza Tian’anmen para visitar la Ciudad Prohibida. En un día habíamos pasado de inocentes y atontados guiris a turistas de nivel avanzado. Las pobres estudiantes chinas que se acercaban a nosotros hablando inglés, con la clara intención de pescar algo, quedaban asombradas ante mi despliegue de extravagancias. Curiosamente, mi rabia por lo ocurrido en la noche anterior no se reflejó en forma de bordería o maneras desagradables. Al contrario, con mi mejor sonrisa, cuando ellas me preguntaban de dónde éramos, yo les respondía cosas como “Culonga Butonga que Tumba que Ponga” y señalaba al sol con las dos manos al aire. Las incansables timadoras sonreían estupefactas y volvían a la carga con nuevas frases en inglés mientras Lupe se partía de risa. Al final, todas iban desistiendo por cansancio pero para mí, cada segundo que nos seguían para nada y cada cara de asombro que conseguía de ellas, era como una pequeña victoria… una manera de desquitarnos del mal sabor de boca.

Así, entre risas y tonterías, llegamos a la insufrible cola de la Ciudad Prohibida, donde no pudimos reirnos tanto. El gentío, en un 99,9% de origen chino, se agolpaba para conseguir entradas y el calor nos aplastaba sin piedad. Pero al fin, después de una hora de espera (o eso nos pareció), pudimos acceder a la famosa Forbidden City. Debo reconocer que mereció la pena, aunque conocimos a algunos viajeros durante el viaje a los que no les había entusiasmado especialmente. Por mi parte, recomiendo su visita a todos los que viajen a Pekín.

Puerta Tian'anmen con retrato de Mao

Puerta Tian'anmen con retrato de Mao

Lee el resto de esta entrada »





Día 1. Beijing: la primera en la frente

18 08 2009

El 18 de julio de 2009 era el Gran Día. El día en que nuestros occidantales pies se iban a posar, por primera vez, en tierras orientales. China dejaba de ser un sueño, una guía o un documental. Iba a convertirse, por fin, en algo real. Pero el viaje había empezado un par de días antes…

Amsterdam, donde habíamos pasado un día entero y una noche, fue la ciudad que actuó como lanzadera hacia Beijing (Pekín), donde llegaríamos después de coger dos vuelos de Aeroflot Russian Airlines y hacer una escala de 4 horas en Moscú. Más de 16 horas de viaje en total. Me reservo las aventuras y desventuras con Aeroflot para otro post.

El caso es que después de recorrer tantos kilómetros y saltar tantas zonas horarias, allí estábamos por fin, en el Beijing Capital Airport, donde nos esperaban tres controles diferentes y sus correspondientes colas antes de salir al exterior. A las habituales inspecciones de pasaportes, se habían unido los controles médicos masivos por la Gripe A, así que tardamos un rato en encontrarnos con el aplastante calor de China. Después de preguntar a dos o tres empleados de la compañía de autobuses, conseguimos encontrar el bus que nos llevaría al Sanlitun Youth Hostel (nuestro “albergue”).

Controles en el aeropuerto de Beijing

Controles en el aeropuerto de Beijing

Lee el resto de esta entrada »