Día 12. Chengdu: Panda Center y paseo por la ciudad

30 03 2011

Como dije, cerramos nuestro primer día en Chengdu adquiriendo la “Panda Card” y pagando la excursión al Panda Center. Una opción bastante popular dadas las aparentes dificultades para llegar por tu cuenta y dado el excelente precio del pack que preparaba el hostel, con transporte de ida y vuelta incluido. (Inciso: podéis leer mi artículo “Dónde ver Osos Panda” para más información sobre este tema).

Chengdu Panda Base

La mañana de nuestro 12º día en China se presentaba animada. Un@s 25 mochiler@s esperaban en la recepción del hostel y fuimos distribuidos en varios jeeps que nos llevarían al Panda Center, ubicado en la zona más externa de la ciudad. Coincidimos en el jeep con una pareja de norteamericanos que llevaban muchos meses dando la vuelta al mundo. Ella hablaba español perfectamente porque era hija de mexicanos. Nos contaron que un buen día lo habían vendido todo y habían empezado aquella vuelta al mundo sin fecha de caducidad. Él era un informático muy bien pagado y ella también tenía un buen trabajo. “Tenía”, claro, porque lo habían dejado todo atrás. Comentaban que no tenían planes a su regreso, pero que desde luego ya no eran los mismos. Habían aprendido a vivir con lo justo.

Chengdu Panda Base

Chengdu Panda Base

En la entrada al Panda Center uno puede desilusionarse un poco si espera algo más salvaje, algo menos “zoo”, pero en realidad es un centro de investigación que podría pasar por zoo. El espacio es muy grande, bien ambientado (la naturaleza está muy viva y presente durante todo el recorrido) y los pandas tienen mucho terreno donde comer y divertirse, pero no dejan de estar encerrados, claro. Se pueden ver varios ejemplares de diferentes edades. La mayoría duermen o comen lentamente. Algunos los ves a lo lejos, otros cerca pero escondidos. Puedes tardar un rato en sacar las ansiadas fotos de “panda comiendo bambú mirando a la cámara”. Ir en grupo grande hace que el lugar pierda algo de magia, pero los animalitos enamoran a cualquiera; al más guiri de los guiris y al más mochilero de los mochileros.

Chengdu Panda Base

Chengdu Panda Base

El plato fuerte del recorrido viene al final: las crías. Osos panda de poquitos meses que parecen hechos para deleitar a la gente. Hacen la croqueta, se abrazan, se enredan en bolas de varios ositos, caen de espaldas, abrazan las maderas, etc. Si están los cuidadores el disfrute está aún más garantizado, ya que la comunión entre ellos y los ositos es perfecta. Se tumban, les acarician, les muerden, escapan, se esconden… uno se podría pasar horas viéndolos jugar. Existe la posibilidad de hacerse una foto con los adultos, con las crías y con recién nacidos. Las cifras empiezan a partir de 100€ si no recuerdo mal. Creo que nadie se hizo fotos 😛

Chengdu Panda Base

Chengdu Panda Base

Allí conocimos también a una chica alemana que iba en el grupo. A sus veintipoco había estudiado periodismo, hablaba alemán (claro), inglés y español y estaba estudiando chino en Shanghai desde hacía 6 meses. También profundizamos en la relación con una pareja catalana que habíamos conocido el día anterior muy brevemente. Estas tres personas serían nuestros compañeros de viaje durante el resto del tiempo en Chengdu.

Chengdu. Publicidad Carrefour.

Chengdu. Publicidad Carrefour.

Chengdu. Carteles curiosos.

Chengdu. Plácido Domingo en concierto.

Al volver del Panda Center, momento cumbre del viaje, tuvimos tiempo de sobras para seguir hablando con nuestros nuevos compañeros y dar vueltas por la ciudad sin un rumbo claro y sin demasiados objetivos. Paseamos casi al azar, comimos donde cuadró y sacamos fotos de vez en cuando sin tener muy claro qué teníamos delante. No sé si en Chengdu hay muchas cosas interesantes, pero como ciudad no es gran cosa. Contaminada, con edificios altos y tráfico bastante caótico, aunque menos que en Pekín. Por la noche cenaos en el hostel. Un lugar ideal para descansar, tomar algo y relacionarse con otros viajeros.

Chengdu. Fuente gigantesca.

Chengdu. Fuente gigantesca.

Chengdu. Lupe con la estatua de Mao al fondo

Chengdu. Lupe con la estatua de Mao al fondo

Chengdu. Comida china auténtica

Chengdu. Comida china auténtica

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

7 04 2014
Tuareg

Los pandas son una monada, pero hay que estar atentos donde vamos a verlos.En ciudades pequeñas, suelen estar recluidos en espacios reducidos y da pena verlos a los bichos.

8 04 2014
Pruden (Los apuntes del viajero)

Hola Tuareg! Efectivamente, en muchos sitios deben tener muy malas condiciones. Por lo que sabemos, en el Chengdu Panda Base los cuidan muy bien y tratan de que se vaya recuperando la especie y puedan ser más los que vivan en libertad. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: