Día 7. Luoyang: las Cuevas de Longmen

16 03 2010

La llegada a Luoyang, después de nuestro primer viaje en tren, no fue todo lo acogedora que hubiéramos esperado. O, según como se mire, fue extremadamente acogedora. El día anterior, por mail, los responsables del hostel de Luoyang nos habían ofrecido un servicio gratuito de recogida en la estación. No teníamos ni idea de dónde encontrar a la persona de contacto ni de cómo íbamos a reconocerla, o de cómo iba a reconocernos ella, pero dedujimos que utilizarían un sistema semejante al de los aeropuertos (típico cartelito con tu nombre o con el nombre del hostel). La cosa no pintaba fácil, pero fue mucho peor de lo que esperábamos.

Cuevas de Longmen

Cuevas de Longmen

Como dije, éramos escasos los “occidentales” que viajábamos en aquel tren, así que a la salida de la estación, la muchedumbre de “buscavidas” que rondaba la zona, no tuvo mucho donde elegir y decenas de personas se acercaron a nosotros con diferentes reclamos y carteles. Nadie, como era de esperar, hablaba inglés ni se dirigió a nosotros con alguna prueba que pudiéramos identificar. No obstante, varias personas nos enseñaban el nombre de nuestro hostel y nos pedían que les siguiéramos, insistiendo en que venían a buscarnos y que trabajaban para el hostel. La simple obviedad hacía pensar que todos mentían, así que no seguimos a nadie y nos alejamos como pudimos de la masa. Sin embargo, una mujer más tozuda que todos los otros continuó diciendo que le siguiéramos y, aunque intentamos darle esquinazo varias veces, la muy pesada nos “acompañó” hasta el hostel. Lógicamente, no le dimos propina por un servicio que ni habíamos pedido ni queríamos, pero tuvimos que explicarle al recepcionista lo ocurrido para que nos librara de ella (por cierto, nunca supimos si alguien nos había ido a buscar “oficialmente”).

Cuevas de Longmen

Cuevas de Longmen

En fin, nuestro breve paso por Luoyang (nos iríamos al día siguiente) tenía un propósito muy concreto: visitar las famosas Cuevas de Longmen (Patrimonio de la Humanidad), así que después de acomodarnos en nuestra habitación partimos de nuevo hacia la zona de la estación en busca del bus que nos habría de llevar hasta allí. De nuevo sufrimos el acoso de decenas de chinos que intentaban ofrecernos transporte para ir a las Cuevas, al Templo Shaolin o cualquier parte. Estas formas de transporte “privadas” no tienen porque ser un timo, pero son más caras que el transporte público (aunque en ocasiones te ofrecen buses con su propia numeración que podrían pasar por públicos). Finalmente, entre la ayuda de algún trabajador y las instrucciones que nos habían dado en el hostel, conseguimos encontrar el bus correcto y nos sumergimos en la selva del tráfico chino… ¡impresionante! Nuestra primera experiencia desde dentro no fue decepcionante: bicis que se cruzaban, peatones que pasaban sin mirar, motos y coches en contradirección, maniobras buscas por doquier y, sobre todo, una continua sinfonía de bocinazos gratuitos.

Cuevas de Longmen

Cuevas de Longmen

Después del viaje en tren, la fatiga y el calor acumulados durante días, debo decir que la visita a las Cuevas de Longmen no fue tan impactante como esperábamos. De haberlo sabido no habríamos hecho aquella parada de dos días (o nos habríamos decantado por el Templo Shaolin que finalmente no vimos). Por entonces aún no lo sabíamos, pero los budas en China están por todas partes y en todas las formas, colores y tamaños imaginables, así que bueno… fue interesante ver miles de budas esculpidos en la roca, algunos más pequeños que la palma de la mano y otros de más de hasta 30 metros de alto, pero quizá el desvío en nuestro viaje, los dos días “perdidos” y el carísimo precio de la entrada no merecieron la pena. En fin, tampoco nos arrepentimos… en el fondo es algo digno de ver… ¡menuda trabajera tuvieron para tallar tantísimos budas en las paredes!

Cuevas de Longmen

Cuevas de Longmen

Aún nos quedaba pasar el resto de la tarde en Luoyang, pero no hay mucho que contar sobre ello… las ciudades chinas que hemos visitado no tienen un especial atractivo, pero Luoyang fue sin duda la peor, la más fea, la más caótica, sucia, etc. Lo mejor, desde mi punto de vista, es precisamente eso… poder ver una ciudad tan diferente a las que estamos habituados.

Cuevas de Longmen

Cuevas de Longmen

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

23 05 2012
marta

Tengo previsto ir en agosto y quiero parar en Louyang para ir a Longmen (cuando vaya de Beijing a Xian) . Voy con mis hijas y no se si compensa, despues de leer tu blog.

23 05 2012
Pruden

Hola Marta,

En mi humilde opinión, no vale la pena. Lo que hay allí es bonito, pero nosotros vimos budas por todas partes, así que ir expresamente puede resultar un poco repetitivo. Luoyang es fea y poco preparada para el turismo, así que la ciudad es un punto en contra. Puedes completar la visita con el Templo del Caballo Blanco (si no recuerdo mal) y el Templo Shaolin. De esta manera quizá redondees más la visita. El Templo del Caballo Blanco tampoco es que sea nada del otro mundo, pero está bien. Y el templo Shaolin, que no lo vimos, debe ser turístico, pero al menos ves algo diferente. También depende de cuántas molestias te tengas que tomar para llegar y cuál sea tu plan de viaje. Pide más opiniones en los foros (foro “losviajeros”) y hazte tu propia idea. No querría influirte negativamente!

Saludos!

5 07 2012
giovanna

Que pena leer comentarios como éste. Que poco se han interesado en aprender a moverse por China. La gente china es la más amable que he visto jamas. Y más bien hay que agradecer que te hayan llevado hasta el hostel…ja, ja, ja. Sólo los chinos pueden pararse en la calle a ayudar a un extraño (muchos turistas más bien son torpes y mal agradecidos) , y perder su tiempo llevándote hasta diferentes direcciones, otros te ayudan en los autobuses e incluso se bajan contigo para guiarte. Y respecto de la multitud de gente que se te acerca en las estaciones,están trabajando y no buscan timar a nadie, recuerda que estás en el país más poblado del mundo.
Yo le he dado la vuelta a China durante varios meses asi que con criterio puedo aseverar que son la gente más buena y generosa que he visto jamás. Ese país nos lleva mucha ventaja en muchos aspectos.

23 07 2012
Pruden

Hola Giovanna,
¿Por qué te da pena leer comentarios como éste? ¿No aceptas que para gustos hay colores y que tu opinión no tiene por qué ser la mejor? En todos los países hay gente que intenta timar a los turistas. Yo soy de Barcelona y sé que aquí es más probable que un turista sufra un robo en un sólo día que estando 90 días en China. Igual que siendo barcelonés no oculto lo peligrosas que pueden llegar a ser las Ramblas o el metro en términos de “pequeños hurtos” no entiendo por qué debería negar que en China sufrí mil veces el acoso de pequeños timadores que intentan ganarse el pan a costa del despiste de los turistas, la dificultad para entender el idioma, etc. No seamos demagogos con la tontería de debo dar las gracias porque me acompañaran y de que están trabajando, etc. Si los gorrillas famosos de los aparcamientos están trabajando, entonces ellos también. Pero lo que intentan, desgraciadamente para ellos -pues entiendo que no debe haber muchas oportunidades- es pescar en río revuelto. No trabajan para ninguno de los hoteles donde intentan llevarte. Confirmado por el recepcionista. Me alegra que te gustase China. A mí también me gustó. Y su gente también. Pero separemos la velocidad del tocino…

Saludos,
Pruden

16 01 2015
Grutas patrimonio de la Humanidad en China: Yungang, Longmen y Mogao - Yuanfang Magazine

[…] Grutas Longmen en “Viaje a China” (Blog) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: