Día 5. Beijing: la Gran Muralla en Badaling

10 09 2009

Por fin llegó el día de la Gran Muralla, que también fue el día del famoso eclipse solar en China (aunque nosotros no lo vimos desde Beijing). La noche anterior ya habíamos decidido ir en transporte público al tramo de Badaling, situado a unos 70km de Beijing. También se puede visitar en otros tramos famosos como los de Mutianyu y Simatai, donde supuestamente está menos restaurada y menos masificada, pero nos pareció lo más cómodo y asequible, así que por la mañana pedimos algo de ayuda en el hostel. En principio no tenía mucho secreto: bus 919 hacia Badaling. Eso sí, desde el hostel ya nos advirtieron de que había varios 919 y no todos iban hacia allí. Además, otros muchos conductores de autobuses o minibuses se ofrecen para llevarte pero a un precio más caro. A esos teníamos que esquivarlos.

Efectivamente, una vez en la calle donde teníamos que coger el bus, resultó que había miles de 919 además de miles de chinos diciéndonos que fuéramos con ellos. Ni rastro de occidentales o de gente en la que pudieras confiar para preguntarle cuál de todos esos buses era el bueno. Después de un rato dando vueltas nos encontramos a un norteamericano que también tenía problemas para encontrar el bus. Nos unimos a él y entre los tres acabamos dando con el verdadero y único 919 hacia Badaling. Una pequeña odisea que no acabaría exactamente aquí…

Gran Muralla en Badaling

Gran Muralla en Badaling

Eclipse solar en directo

Eclipse solar en directo

Después de pagar el bus (cuando ya llevaba un rato en camino) y comprobar que éramos los 3 únicos occidentales, nos asaltaron algunas dudas al ver que, junto al conductor, una guía turística empezaba a hablar en chino por un micrófono (ni una palabra en inglés). ¿Nos habíamos equivocado y estábamos en un tour? En fin, el bus siguió su camino y la guía siguió hablando hasta que llegamos a un gran párking donde había otros autocares. Todos nos bajamos en masa y la guía intentó que todo el ganado fuese hacia la taquilla situada justo en frente. El norteamericano compró la entrada y comprobó, con nuestra ayuda, que los precios no eran los que esperábamos. Al intentar devolver parte de la entrada (porque le habían dado dos tickets) le dicen que no es posible, que se vende todo junto (la entrada + el trenecito que te sube arriba). Después de insistir en que no la quería, le reembolsaron el dinero y nos acabaron señalando la carretera que llevaba hacia la Gran Muralla (desde donde estábamos no se veía). Tuvimos que andar un buen rato hasta llegar a la verdadera entrada de la Gran Muralla, donde pudimos comprar las verdaderas entradas. Como ya habíamos sospechado, aquel otro puesto era sólo para los turistas que, sin haberlo pedido, se añadían al tour organizado que les montaban en el propio bus. Creo que fuimos los únicos que pagamos la entrada oficial (más barata y sin extras), así que se puede decir, literalmente, que les engañaron como a chinos.

Las duras subidas

Pruden y las duras subidas

En fin, después de despedirnos del norteamericano (que llevaba otro ritmo) y de hacer algunas fotos a los osos que había en la entrada (me pregunto qué pintan allí), por fin nos acercamos a las inmediaciones de la Muralla (por cierto, otro Patrimonio de la Humanidad) y echamos un primer vistazo. Resulta increíble lo larga que es y lo alta que está, allá arriba en las cumbres, pero decepciona verla tan abarrotada de gente y tan salpicada por puestos de comida, souvenirs, trenecitos, telecabinas, etc. Por suerte descubrimos que a mano derecha había un trozo totalmente solitario y allí pudimos hacer nuestras mejores fotos. El camino se veía cortado a los 400 metros (más o menos…), pero era suficiente para hacerse una idea de lo larga que puede ser (unos 8.000km).

Miles de chinos acalorados

Miles de chinos acalorados

Recorrimos todo ese tramo y conocimos a un chino que hablaba bastante bien el español (lo había aprendido en Francia, donde estaba viviendo por estudios). Después de echar la charla nos hicimos una foto con él y otros chinos que querían hacerse fotos con nosotros y emprendimos el camino de retorno para visitar el tramo más largo y abarrotado. A la vuelta, por cierto, nos cruzamos con el norteamericano, que ya había subido y bajado por el extremo más largo. Nosotros estábamos muertos sin haber recorrido ni la mitad que él.

Las duras bajadas

Las duras bajadas

Chino solitario

Chino solitario

Para subir al otro extremo cogimos el dichoso trenecito y nos plantamos en lo más alto con el objetivo de recorrer toda la bajada. Durante el trayecto, a parte de disfrutar de las impresionantes vistas, nos hicimos fotos con al menos una decena de chinos que flipaban a nuestro paso. Parecíamos estrellas de Hollywood. En fin, recorrimos varios repechos bastante empinados antes de empezar la gran bajada, que nos devolvería al mismo punto de partida donde habíamos cogido las entradas. El camino resultó más complicado de lo esperado por las pendientes que había y porque, quizá, ir con chancletas no era lo más adecuado. Durante toda la bajada dimos gracias por haber decidido subir en trenecito. Hacer aquella subida parecía imposible, aunque muchos venían en sentido contrario sudando la gota negra. Toda la aventura, desde el momento de la llegada, nos llevó más de cuatro horas. Eso sí, nos tomamos nuestro tiempo para comer en lo más alto y cada poco nos parábamos a descansar con la excusa de echar unas fotos. Lástima de la niebla, eterna niebla, que no nos dejaba ver tan allá como habríamos querido.

Lupe y la fama

Lupe y la fama

Tramo serpenteante

Tramo serpenteante

Una vez abajo decidimos volver a Beijing con el mismo bus que habíamos utilizado para llegar. En este punto la suerte nos sonrió por dos veces: empezó a llover justo cuando nos íbamos y fuimos los primeros en entrar al bus (los últimos fueron de pie durante más de una hora…). La nota divertida la puso la misma lluvia en nuestra llegada a Beijing. Creo que los chinos no han oído hablar de ningún sistema de drenaje; era increíble ver el agua desde el bus salpicando a la gente y a los coches que pasaban en dirección contraria con todo el asfalto inundado. También fue increíble vivir la tromba como peatón… en 5 minutos (lo que nos separaba de la estación de metro) nos empapamos tanto que parecíamos recién salidos de una piscina. Ni que decir tiene que el resto del día lo pasamos en el hostel recuperando la temperatura y las fuerzas perdidas.

Lupe en la parte solitaria

Lupe en la parte solitaria

Descansando antes de subir

Descansando antes de subir

Lluvia de despedida

Lluvia de despedida

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

16 03 2010
paisajismo

es increible el paisaje que se puede apreciar desde arriba de la muralla no? es impresionante..es tan imponente, me encantaria ir algun dia!
un saludo!

16 03 2010
fresnedo

paisajismo,

Hay muchas cosas increíbles en China y, si te atrae, te aconsejo que ahorres un poquito para ir a verlo de punta a punta. No es tan caro como parece si se monta con un poquito de previsión y buscando bien 🙂

Saludos!
Pruden & Lupe

17 03 2011
Loly

Y hay alguna otra parte donde ir para ver la muralla a parte de Badaling?

17 03 2011
fresnedo

Sí, lo puse al principio de este post! Y algunos tramos más cuyos nombres no recuerdo jejej Creo que Jingshanling es otro

22 11 2011
Eliana

Bravo chicos!

A mí la guía me habría timado con la falsa taquilla. Qué atrevidos irse por su cuenta! Yo que hablo 4 idiomas (y no, el chino no es uno de ellos) no me sentiría cómoda yendo sola. Pregunta estúpida…los números en chino se escriben igual que los nuestros? Por eso de encontrar el bus 919…

22 11 2011
fresnedo

Hola! Los números, afortunadamente, son los mismos. Es una de las pocas alegrías que tienes cuando vas por libre, ya que al menos puedes entender días, horas, años, número de habitación, número de bus…

11 04 2012
Blog en Blanco

Yo también fui a Badaling y también me entraron dudas de si estaba en el bus correcto…y eso que iba con una china (pero de Singapur). Al final llegamos y me encantó. Te dejo mi relato: http://www.blogenblanco.com/2012/04/chang-cheng-o-la-gran-muralla-china.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: