Día 3. Beijing: Templo de los Lamas y Templo de Confucio

31 08 2009

Tercer día en Beijing y, como siempre, amanecemos bajo un aplastante sol. Por otra parte, las diversas capas de contaminación, que le dan a la ciudad un tono amarillento o grisáceo según el día, nos dejan mirar directamente al sol (cosa no muy recomendable, por cierto). No apetece moverse, no apetece sudar, pero somos turistas y “hay que ver cosas”, así que nos dirigimos esta vez a la parada de metro de Yonghehong, desde donde tendremos a tiro el Templo de los Lamas y el Templo de Confucio.

En el Templo de los Lamas tenemos nuestro primer contacto con el budismo. Este templo (en realidad “conjunto de templos”), con sus bonitos tejados, sus pilas para quemar incienso y su buda Maitreya de 17 metros de alto, está considerado como el templo budista más prestigioso fuera del Tíbet, así que su visita merece la pena si no vas a estar allí y si no llegas a Beijing después de haber visitado otros templos budistas por el país (porque, al fin y al cabo, no te aportarán nada nuevo salvo que seas un fanático de los templos budistas). Durante la visita nos acoplamos un par de veces a un grupo de turistas españoles que están visitando el lugar. Se agradece, sobre todo, escuchar a alguien que habla tu idioma. Más allá de eso, la visita resulta relajada por el silencio y la calma que se respira en el complejo. Ideal para desconectar de la ciudad y una buena forma de adentrarse en esta religión.

Templo de los Lamas en Beijing

Templo de los Lamas en Beijing

Templo de los Lamas

Templo de los Lamas

A la salida, a pocos metros, atravesamos una callejuela llena de vendedores de souvenirs y conductores de ciclomotores que nos ofrecen dar una vuelta por los famosos hutongs (callejones antiguos). Rechazamos varias decenas de ofertas antes de adentrarnos en el Templo de Confucio. Como dice la guía “Lonely Planet”, este templo resulta monótono y no tiene mucho para ver. Por suerte volvimos a coincidir con el grupo de españoles y al menos les pedimos que nos hicieran una foto donde saliésemos los dos (de esas que luego no tienes cuando vas en pareja). Por desgracia (esto lo supimos un tiempo después) no hicimos la visita a la Academia de Confucio, que está muy cerca en la misma calle y al parecer es mucho más bonita que el templo.

Templo de Confucio

Templo de Confucio

Después de estas relajantes y espirituales visitas decidimos caminar un poco al azar, donde nos llevara la corriente. Y resultó que la corriente nos llevó a una peluquería donde decidí arriesgar la cabellera. Pese a los problemas para entedernos, el resultado me dejó satisfecho y cogí una tarjeta por si algún día volvemos. Lástima que nos separen unos miles de kilómetros. Por cierto, el corte me costó 3€, pero me consta que hay peluquerías mucho más económicas.

Pruden en la peluquería con chinos partiéndose de risa

Pruden en la peluquería con chinos partiéndose de risa

El resto del día lo dedicamos a intentar reservar un tour a la Gran Muralla. Nos habían dicho que desde el sur de la Plaza Tian’anmen (o el norte de la calle Qianmen) partían buses turísticos a un precio razonable. Después de dar una vuelta por la comercial calle Qianmen, donde se pueden encontrar tiendas de Zara y otras grandes marcas, nos acercamos al Bus Sightseeing Center no sin ciertas dificultades. Al parecer nadie sabe dónde se encuentra este lugar, pero después de dar varias vueltas por la zona y haber perdido la fe, de pura casualidad lo encontramos en la esquina sudeste de la plaza. Desde nuestra llegada habíamos pensado en cómo ir a la Gran Muralla y hasta aquel momento no lo teníamos nada claro. Los tours que nos ofrecían desde nuestro hostel eran muy caros y llegar por libre tenía sus dificultades. El Bus Sightseeing Center era la gran solución por precios y por comodidad, así que todo era felicidad cuando entramos. Pero ya se sabe que la felicidad es efímera. No tardaron ni dos minutos en bajarnos de las nubes: resulta que los tours que ellos organizaban sólo estaban disponibles para personas que llevaran más de 7 días en el país o para aquellos que certificasen haberse vacunado contra la fastidiosa gripe A. Los chinos y sus medidas de seguridad…

Calle comercial Qianmen

Calle comercial Qianmen

Después de la gran decepción dedicimos dar una vuelta por el sur de la Plaza Tian’anmen, donde se encuentran el Mausoleo de Mao y el Monumento a los Héroes del Pueblo. A esas horas de la tarde el cansancio y el calor también habían mermado nuestros ánimos, así que volvimos al hostel previo paso por el supermercado (donde, por cierto, conocimos a dos zaragozanos que volvían a España después de recoger a su segunda hija en adopción). Un día menos en el calendario y otro día sin frutos en nuestra “búsqueda de la Gran Muralla”.

Pruden ante el Mausoleo de Mao

Pruden ante el Mausoleo de Mao

Monumento a los Héroes del Pueblo

Monumento a los Héroes del Pueblo

Supermercado cerca del hostel

Supermercado cerca del hostel

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

10 02 2011
dulcineamr

Llevo toda la noche enganchada a tu blog!…Queria darte la enorabuena! esta genial!….lo explicas todo super divertido y además explicas como llegar a los sitios y las dificultades encontradas ;)…
Un saludo.

10 02 2011
fresnedo

Hola! Muchas gracias por el comentario! Tenemos el blog un poco abandonado, pero sigo leyendo y respondiendo todos los comentarios y de vez en cuando aún me acuerdo de actualizar. A ver si esto me da ánimos para meter algún día más en el diario de a bordo jejeje

Saludoss!

27 03 2011
Andres

Genial che, muchas gracias, estoy aprendiendo mucho. Viajo en junio del 2011 y este blog me es muy util y divertido. Muchas gracias!

29 03 2011
fresnedo

Hola Andrés! Espero que puedas sacarle utilidad a lo que hay… y a ver si me animo a seguir actualizando! Saludos!

8 03 2016
elpitucaleya

Ánimo con ello, está genial toda la información que ofreces. Gracias por compartirla. Con respecto al dinero, ¿cómo hicisteis? Sacasteis dinero en un banco en particular, cheque viajero…Gracias de antemano!

10 03 2016
Los apuntes del viajero

Hola! Cuando recibimos estos comentarios nos vienen los remordimientos por haber dejado el blog a medias 😛 En cuanto al dinero, llevábamos casi todo en efectivo (demasiado, visto con perspectiva) y sólo tuvimos que sacar una vez (poco recomendable, por las comisiones). También pagamos algo con tarjeta, pero no hubo mucha opción por entonces de pagar con tarjeta. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: